martes, 28 de junio de 2016

A mio tío abuelo

A mi tío abuelo José Manuel Marín García, le habría gustado vivir su condición sexual libremente, pero por desgracia no pudo. Hoy, con su memoria rehabilitada, le quiero dedicar ésta entrada en mi blog. Espero que donde estés seas libre y puedas ver lo que se ha avanzado en materia de derechos LGTB. Va por ti.


domingo, 19 de junio de 2016

Don Leandro Alfonso de Borbón y Ruiz, Descanse en Paz

El viernes 17 de junio de 2016, nos dejó el que debió de haber sido Infante de España por ser hijo de un Rey, pero ya sabemos que el reinado de Alfonso XIII su padre, fue un auténtico desastre en todos los aspectos. Descanse en Paz Infante don Leandro Alfonso de Borbón.


miércoles, 8 de junio de 2016

Crimen Feria de Córdoba 1978

El último día de Feria de mayo de 1978, un crimen sacudió la sociedad cordobesa. Un señor asesinó a su pareja. Os dejo la noticia aparecida en prensa, en el Diario Córdoba.

domingo, 5 de junio de 2016

Federico García Lorca

Tal día como hoy, nacía hace 118 años el POETA en mayúsculas, Federico García Lorca, asesinado por los golpistas de Franco en 1936. Su recuerdo siempre permanecerá en nuestra memoria y en la de futuras generaciones. Granadino como parte de mi familia, le debo ésta entrada, además por ser autor de unas de mis obras de TEATRO favoritas: La casa de Bernarda Alba.

Federico García Lorca
[...] extracto de La Casa de Bernarda Alba [...]


Criada: Ya tengo el doble de esas campanas metido entre las sienes.

La Poncia: (Sale comiendo chorizo y pan) Llevan ya más de dos horas de gori-gori. Han venido curas de todos los pueblos. La iglesia está hermosa. En el primer responso se desmayó la Magdalena.

Criada: Es la que se queda más sola.

La Poncia: Era la única que quería al padre. ¡Ay! ¡Gracias a Dios que estamos solas un poquito! Yo he venido a comer.

Criada: ¡Si te viera Bernarda...!

La Poncia: ¡Quisiera que ahora, que no come ella, que todas nos muriéramos de hambre! ¡Mandona! ¡Dominanta! ¡Pero se fastidia! Le he abierto la orza de chorizos.

Criada: (Con tristeza, ansiosa) ¿Por qué no me das para mi niña, Poncia?

La Poncia: Entra y llévate también un puñado de garbanzos. ¡Hoy no se dará cuenta!

Voz (Dentro): ¡Bernarda!

La Poncia: La vieja. ¿Está bien cerrada?

Criada: Con dos vueltas de llave.

La Poncia: Pero debes poner también la tranca. Tiene unos dedos como cinco ganzúas.

Voz: ¡Bernarda!

La Poncia: (A voces) ¡Ya viene! (A la Criada) Limpia bien todo. Si Bernarda no ve relucientes las cosas me arrancará los pocos pelos que me quedan.

Criada: ¡Qué mujer!

La Poncia: Tirana de todos los que la rodean. Es capaz de sentarse encima de tu corazón y ver cómo te mueres durante un año sin que se le cierre esa sonrisa fría que lleva en su maldita cara. ¡Limpia, limpia ese vidriado!

Criada: Sangre en las manos tengo de fregarlo todo.

La Poncia: Ella, la más aseada; ella, la más decente; ella, la más alta. Buen descanso ganó su pobre marido.

(Cesan las campanas.)

Criada: ¿Han venido todos sus parientes?

La Poncia: Los de ella. La gente de él la odia. Vinieron a verlo muerto, y le hicieron la cruz.

Criada: ¿Hay bastantes sillas?

La Poncia: Sobran. Que se sienten en el suelo. Desde que murió el padre de Bernarda no han vuelto a entrar las gentes bajo estos techos. Ella no quiere que la vean en su dominio. ¡Maldita sea!

Criada: Contigo se portó bien.

La Poncia: Treinta años lavando sus sábanas; treinta años comiendo sus sobras; noches en vela cuando tose; días enteros mirando por la rendija para espiar a los vecinos y llevarle el cuento; vida sin secretos una con otra, y sin embargo, ¡maldita sea! ¡Mal dolor de clavo le pinche en los ojos!

Criada: ¡Mujer!

La Poncia: Pero yo soy buena perra; ladro cuando me lo dice y muerdo los talones de los que piden limosna cuando ella me azuza; mis hijos trabajan en sus tierras y ya están los dos casados, pero un día me hartaré.

Criada: Y ese día...