martes, 17 de febrero de 2015

Más sobre Piedad Marín García

La guerra civil diezmó la población de un país, que a duras penas sí conseguiría salir de las garras de la miseria en la que el pueblo estaba sumido, en contraposición de los caciques y nuevos ricos tras la "victoria" de los fascistas.
La represión pronto comenzó a hacer acto de presencia en una sociedad cada vez más oscurantista, enclaustrada entre cuatro gruesos muros

El 1º de agosto de 1936, Piedad Marín García es arrestada por la Guardia de Seguridad en concepto de "detenida". Según consta en su expediente, es natural de Córdoba, hija de Juan Manuel y de Antonia, de 47 años de edad y de profesión su sexo. Carece de instrucción. De estado civil: viuda. No constan antecedentes. Domiciliada en calle Cardenal González nº 109. No se le practica la fórmula dactiloscópica.
Ese mismo día el 1º de agosto de 1936, el comandante militar en una misiva al sr. Director de la Prisión Provincial de Córdoba (en el documento dice "de ésta Plaza") dice "Sírvase V. admitir en esa Prisión a las detenidas Piedad Marín García y Socorro Pérez Marín, las cuales quedan a mi disposición.

La puesta en libertad, se produjo el 4 de octubre de 1936. Ahora bien, la forma en que este dato está expresado induce a error. No quiere decir que Piedad saliera en libertad, sino más bien que abandona las instalaciones penitenciarias, pueden ser varios los motivos bien la puesta en libertad, defunción, o aplicación de pena de muerte que solía ser el más de los casos y en concreto el de Piedad y sus hijos. En el expediente consta que ese mismo día 4 de octubre, es entregada a la Guardia Civil en virtud de orden que se une al de Luis Barea Moya.