jueves, 8 de mayo de 2014

Algo personal

Reflexión de un desempleado:

A veces he llegado a cuestionarme el porqué de la existencia de una determinada persona, o mejor dicho de uno mismo, desde mi propio pensamiento lo he pensado ¿para qué vivo? ¿con qué fin? ¿cuál es el fin de la existencia no sólo mía, sino del resto de humanos?.

Desde pequeño he intuido que mi existencia no era una casualidad. ¿Qué pinta un tío como yo en un mundo como éste? es algo que siempre he pensado. Yo he nacido para algo más que ser un simple humano. He nacido para dejar una impronta que será recordada por generaciones futuras, mi libro es una de ellas. Me considero una persona especial, atípica y única. Podéis llamarme egocéntrico o narcisista pero es lo que pienso. Si existo es por algo, no para ser un simple mortal. De momento las cosas que me he ido proponiendo las he conseguido, tener una carrera (he demostrado a muchas personas que no soy un tirado) y me he demostrado a mí mismo lo que valgo, escribir un libro, ya os lo he dicho en varias ocasiones, y tener trabajo, de momento he trabajado un año, espero poder cotizar más a la Seguridad Social.

Las personas que me conocen, suelen llevarse una buena impresión de mi, les caigo bien. No lo hago con esa intención, soy así por naturaleza, caer bien a los demás, y dejar una huella en su persona. No sé, si por mis trastornos o no, pero lo dicho, me considero un tío peculiar, único y con una misión en ésta vida de ir más allá que meramente ser un humano más.

He de continuar por un largo camino que es la vida, para ir conociendo a gente, librando batallas, perdiendo retos, ganando otros, pero a fin de cuentas para dejar un trocito de mi en cada cosa que haga, ese creo que es el fin de mi existencia. Cuando muera, que no sea simplemente irme a otro mundo, otra dimensión, la cual creo que existe, sino ser recordado por algo más.

Lo dicho, nos vemos en la 4º dimensión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario