martes, 26 de noviembre de 2013

La Navidad antaño, años 60

La Navidad antaño en Córdoba, os dejo una serie de fotografías muy curiosas de éste periodo del año, están tomadas del Archivo Municipal de la ciudad.

Niño posando en el belén de su casa, años 60

Niños posando en el belén de su casa, años 60

Entrega premios del concurso de belenes 1968

Entrega premios concurso de belenes 1968



Cabalgata de reyes 1963

Cabalgata de reyes 1963

Cabalgata de reyes 1963

Cabalgata de reyes 1963

domingo, 24 de noviembre de 2013

Rosalinda Fox

De http://www.elmundo.es/suplementos/cronica

Rosalinda Powell Fox nunca pudo imaginar que llegaría a vieja. A muy vieja, exactamente a los 96 años con los que murió, hace tres, en Guadarranque (Cádiz). Falleció en una casa que estuvo en un paraje idílico, cuando ella compró los terrenos, y acabó rodeada de chimeneas industriales, cuando Franco decidió instalar cerca un polo químico.

Rosalinda Fox

El dictador, seguramente sin saberlo, fastidiaba así por segunda vez a esta inglesa menuda que llegó un día al norte de África enferma de tuberculosis bovina; una mujer distinguida que había estado seis meses atada a una cama para curarse sin éxito; alguien por la que ningún médico hubiera apostado. Ni ella misma. Se ignora si era modesta o no, pero en el libro en el que contó parte de sus aventuras, La hierba y el asfalto, decía que Churchill le agradeció sus labores a favor del Reino Unido en la Segunda Guerra Mundial.

La primera vez que Franco hizo daño a esta inglesa -espía, amante y aventurera, que se crió y casó en Calcuta fue en 1940- fue cuando cesó de manera fulminante y traicionera a su amante, Juan Luis Beigbeder, anterior alto comisionado en África, anglófilo por Rosalinda, extravagante, mujeriego, políglota, cultísimo y contrario, gracias en parte a la persuasión de su amante, a que España prestara ningún tipo de apoyo a Alemania e Italia en la Segunda Guerra Mundial. Justo lo contrario que opinaba el rubio y apuesto Serrano Suñer, su sucesor en la cartera de Exteriores, casado con una hermana de Carmen Polo, Zita.

A Beigbeder, su aventura con la inglesa le costó un exilio en Ronda. A Serrano Suñer, poco tiempo después, su lío con otra aristócrata, pero española, la Marquesa de Llanzol, le costaría la salida de los círculos de poder del Régimen. El cuñadísimo vivió mucho más. Beigbeder murió a los pocos años, con la casa de Guadarranque ya construida: mirando a Tánger y con parte del artesonado de su morada de Tetuán. Por entonces, trabajaba en una inmobiliaria en Madrid, mientras Rosalinda arreglaba papeles y cuentas corrientes en Inglaterra.

La historia de Rosalinda tiene pocas fuentes. El periodista especialista en el Magreb Domingo del Pino escribió un amplio artículo sobre su condición de aristócrata intrépida, conductora de un pequeño Austin rojo camino de las fronteras del norte de África como posible espía al servicio de Su Majestad británica. Fue ese escrito el que llamó la atención de María Dueñas, que vio allí material para su exitosa primera novela, El tiempo entre costuras. En ella se inventa a una protagonista, Sira, a la que Rosalinda convertirá en una espía con un taller de alta costura en Madrid como tapadera. Sira acude a Embassy a la hora del aperitivo para transmitir sus mensajes a Alan Hillgarth, jefe de los servicios secretos ingleses en la capital durante aquella época postbélica en España y prebélica en el mundo.

Parte de la familia de María Dueñas vivió en Tetuán, así que no le fue difícil recrear el ambiente del muchas veces olvidado Marruecos español. En las páginas de la novela no podían faltar los años más apasionantes de Tánger, aquellos años de la Segunda Guerra Mundial en los que espías, millonarios, bellezas cosmopolitas y un tanto disolutas, refugiados judíos, se daban cita en la barra del hotel Minzah, donde Dean preparaba los cócteles. Un ambiente en el que claramente se inspiró Casablanca, la película que se tenía que haber llamado Tánger.

Cuando Rosalinda Powell Fox se murió, hace apenas tres años, en Guadarranque, poca gente sabía que aquella viejecita frágil y nonagenaria pudiera haber tenido influencia en la política europea en los años previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial. Aquella anciana de ojos azules, que, según la última señora que la cuidó, era «muy distinguida y elegante» más que un bellezón, enamoró en el 38 a Juan Luis Beigbeder.
Myra es una irlandesa que ahora vive en San Roque y una de las últimas amigas de Rosalinda. Le solía llevar una barra de labios de Chanel porque la inglesa fue presumida hasta el final y todo un carácter, según cuenta la señora que la cuidó los últimos años. En aquella casa queda una inmensa estantería con todo tipo de libros, «de Shakespeare, a best sellers, de flores, de historia, parece difícil leerse eso en una vida», dice Nicolás, el hijo de los guardeses.

Luis Cuervo fue también amigo tardío de Rosalinda. Este diplomático afincado en la zona de Sotogrande fue compañero de bridge de la inglesa y le prologó El césped y el asfalto, una recopilación de recuerdos que publicó para sus amigos en una pequeña editora local, disponible ahora en Internet por más de 100 euros el ejemplar. «Le dije que tenía que escribir algo más serio, que aquello era un poco sentimental», cuenta Cuervo.

Y es que Rosalinda Fox fue de esas personas que tuvo la suerte de vivir en los sitios más apasionantes de cada momento. Estuvo en los juegos olímpicos de Alemania antes de la Guerra y allí conoció al general Sanjurjo, con el que volvió a coincidir en Portugal, país al que se marchó Rosalinda desde Inglaterra buscando buen tiempo y una colonia inglesa.

Cuando Estoril se puso demasiado caro, llegó a Tánger y allí fue donde, en 1938, se consumó el romance con Beigbeder, mucho mayor que ella, feúcho y apasionado del Magreb. En su libro, nunca dice que fue espía pero basta con leer entrelíneas. Puede ser que se acercara al militar franquista por mero interés pero aquello se convirtió en una apasionada historia de amor.

A pesar del horror de chimeneas industriales, nunca quiso dejar aquella casa de Guadarranque que le pidió construir Beigbeder con vistas a Tánger. En casa de Rosalinda, en Guadarranque, hay papeles y fotos para reconstruir una de esas biografías apasionantes de entreguerras. José Mario Armero, ex director de Europa Press y muñidor de la transición, ya fallecido, tiene una biografía inconclusa de Beigbeder, un personaje fascinante del primer franquismo que acabó urdiendo planes contra el Régimen desde EEUU. Se sabe que estuvo invitado por los Windsor en las Bahamas. Y que quiso poner un gobierno provisional monárquico en Tánger. Allí donde daban las vistas de su casa de Guadarranque.

Más artículos sobre Rosalinda Fox y Beigdeber

http://latribunadelnoroeste.wordpress.com/2012/04/04/rosalinda-fox-ganando-dias-a-la-muerte/

http://www.domingodelpino.com/index.php?id=233

http://www.jccanalda.es/jccanalda_doc/jccanalda_alcala/artic-alcala/artic-biografias/beigbeder.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Luis_Beigbeder



martes, 19 de noviembre de 2013

Bebé robado en Córdoba

La familia Cepas García Galiano creyó que enterraba en el cementerio de San Rafael a uno de sus hijos gemelos, que dieron por muerto al nacer en el Hospital Provincial en diciembre de 1985; las pruebas de ADN concluyen que era una bebé que nada tiene que ver con ellos.


Andrés Cepas García Galiano muestra la documentación con la que apoya la búsqueda de su gemelo.

La madre de Andrés Cepas García Galiano dio a luz gemelos en el hospital provincial de Córdoba el 19 de diciembre de 1985. Sin embargo, Andrés Cepas nunca llegó a conocer a su hermano. La matrona que atendió a su madre les dijo que el pequeño murió a las dos horas de nacer. Ella misma lo había bautizado con el nombre de Jesús, según su testimonio. Sin embargo, en la Hoja de Aborto consta que el pequeño murió a los 15 minutos de vida. Mientras Andrés Cepas se recuperaba en la incubadora del hospital de un parto prematuro (salió al mes siguiente), la familia enterró los restos de lo que pensaba que era su hermano en un nicho del cementerio de San Rafael.

El pequeño ataúd ha reposado en el cementerio de San Rafael desde hace 27 años. El 4 de septiembre de este año, el toxicólogo forense y genetista Jaume Buj dirigió una compleja operación de exhumación privada (la familia había intentado desde hacía años que fuese la justicia quien investigase su caso, pero por tres veces se lo archivaron) con un resultado asombroso. De los escasos restos que se conservaban en el interior del pequeño ataúd, Buj pudo sacar muestras de ADN que arrojaron un testimonio sorprendente: no sólo la genética no se correspondía en absoluto con la familia Cepas García Galiano, sino que lo que allí se enterró no fue a un niño, sino a una niña.


A su madre no le llegaron a entregar en el hospital provincial un parte de defunción de su hijo pequeño, pese a que en la Hoja de Aborto constaba que había muerto a los 15 minutos de nacer.


Autor del texto y de la imagen: http://www.cordopolis.es

La noticia original la podéis encontrar en: http://cordopolis.es

Viejos papeles

Ha llegado la hora de desvelar el porqué del blog y el significado de su nombre. Hace un par de años, mientras paseaba por la mañana a mi perro (Isidro) y él hacía sus cosas, miré hacia el suelo y vi unos papeles marrones bien doblados bastante mojados pues estaba lloviendo aquella fría mañana.

Los cogí pues tenía curiosidad por saber qué era, así que llegué a casa y los dejé secar encima de la mesa bien estirados y pude comprobar como se trataba de una Fe de Bautismo o de Nacimiento, un recibo del cementerio y de dos notas de nacimiento.

Reconstruí la familia e hice el árbol genealógico básico para comprobar el parentesco y pude corroborar la veracidad de los documentos. Se trata de una familia de Córdoba, de la cual fallecen los dos progenitores (el padre era de elevada edad), y quedan huérfanas las hijas que pasaron a depender del Hospicio de la calle Torrijos. Una de las niñas fallece corriendo con los gastos del entierro una tía suya.

Éste es el porqué del nombre del blog, los viejos papeles que custodio con tanto mimo.




miércoles, 23 de octubre de 2013

José Francisco Esteban Jurado Jiménez y familia

José Francisco Esteban Jurado Jiménez, nace en Montilla, provincia de Córdoba el día siete de noviembre de 1912 en la casa de sus padres situada en la calle Santa Brígida nº 16. La inscripción en el Registro Civil la realiza su abuela Isabel Navarro Castro de estado viuda y domiciliada en la calle Ortega nº 45.

Es hijo legítimo de José Jurado Arjona natural de Montilla, de veinte nueve años de edad en el momento del nacimiento de su hijo, de estado casado y profesión zapatero. Y de Carmen Jiménez Navarro de veinte nueve años de edad.



Ascendientes:

Abuelos paternos: Rafael Jurado Algaba, natural de Montilla, provincia de Córdoba, casado y de profesión carpintero. Domiciliado junto a su esposa en la calle Fuente Álamo, Concepción Arjona Segovia.
Abuelos maternos: Esteban Jiménez Aguilar, natural de Montilla, provincia de Córdoba, difunto en el momento de la inscripción, y de Isabel Navarro Castro de estado viuda. 

Un poco de historia:

José Fco. nace en 1912 como ya se ha dicho, pues bien en 1918 la familia al completo se traslada temporalmente a Écija, pues así aparece recogido en el Padrón Municipal de dicha localidad. Junto con el hermano de su abuela paterna, Antonio Arjona Segovia de 55 años de edad, natural de Montilla, Córdoba, casado y de profesión Industrial, su mujer Angelina Panadero Cuella de la misma naturaleza y los hijos habidos del matrimonio: Antonio, Concepción, José, Francisco, Antonia Arjona Panadero, todos de la misma naturaleza que los padres.
No será hasta 1933 cuando le vuelva a seguir la pista, ésta vez en Córdoba en la calle Gragea nº 10, en compañía de toda su familia, padres y hermanos. El padre y dos de los hijos se dedicarían al mismo oficio: zapateros, serían José Jurado Arjona, Rafael Jurado Jiménez y José Jurado Jiménez, el resto no aparecen con profesión reseñada.
Según he podido conocer a Córdoba capital llegan en 1931, no sé si procedentes de Montilla o de Écija. En 1935, la familia sigue residiendo en la calle Gragea, pero como dato curioso decir que a José Jurado Arjona es declarado como "inútil" esto quiere decir que habría sufrido algún accidente o tendría impedimentos para desempeñar un oficio, pues años posteriores, tras haber finalizado la Guerra Civil en 1940, aparece como O. Fabril al igual que sus hijos, el lugar de residencia es el mismo. Me ha llamado la atención la escasa movilidad interna de ésta familia comparada con el resto de familias que he estudiado. 
Ya en 1945 el hijo mayor del matrimonio, José Jurado Jiménez ha contraído matrimonio con Ana García Cañero y tienen a su primera hija Carmen Jurado García nacida en 1944, la profesión del cabeza de familia es zapatero, residen en la calle Alfonso XII nº 84. 
Al parecer fallece en 1969, hecho no comprobado ya que carezco de la documentación que lo certifique, al menos de momento, pero todo se andará. Su mujer, Ana, fallece en 2010 en Córdoba.      

domingo, 6 de octubre de 2013

Mis otras raíces

Los que me conocen, saben que no suelo hablar de mi otra procedencia. Pero hoy les ha tocado salir a la palestra.

Por la parte paterna soy nieto de José Jurado Jiménez nacido el 3 de noviembre de 1912 en Montilla, provincia de Córdoba, y de su mujer Ana García Cañero natural de Córdoba nacida entre 1918 y 1919. La fecha de nacimiento de ésta última no queda del todo clara en la documentación (11/02/1918 - 17/04/1919).

Añadir que ésta familia es una muestra más del éxodo rural que se produjo a finales del siglo XIX y durante las primeras décadas del siglo XX.

Mis bisabuelos por parte de Ana García Cañero son: Vicente García Gómez nacido el 5 de mayo de 1890 en Puebla del Río provincia de Sevilla y su esposa Juana Cañero Rubio nacida el 21 de febrero de 1891 en Fernán Nuñez provincia de Córdoba. Vicente, tenía un hermano que al parecer emigró con él a la capital en busca de un futuro más próspero, llamado Juan García Gómez nacido el 4 de septiembre de 1896 igualmente en Fernán Nuñez. Durante los años que duró la Guerra Civil, la familia de Ana vivió en la Plaza de San Bartolomé como así lo atestigua la documentación. Sobre el padre de Ana, a finales de la década de los años cuarenta consta como "enfermo" por lo que no es de extrañar que falleciera a finales de dicha década o en años próximos.

Por parte de su marido, José Jurado Jiménez, desconozco cuales son mis bisabuelos hasta la llegada de la documentación pertinente.

Otros ascendientes: (los hermanos de Ana García Cañero)

Del matrimonio habido entre mi bisabuelo Vicente García Gómez y Juana Cañero Rubio = Ana, Juan, Antonio, Isabel (todos fallecidos en Córdoba capital).


Fuente: http://www.cecosam.com
En cualquier caso las fechas son imprecisas, hasta que la documentación demuestre lo contrario.

Domicilios localizados de Ana García Cañero:

- 1924, Calle de Isabel II.
- 1930, Plaza de San Bartolomé.
- 1945, Calle de Alfonso XII.

Calle Isabel II, 1924

Calle Alfonso XII, 1945

sábado, 28 de septiembre de 2013

Art.21 Reglamento del Registro Civil

Restricciones


Causas de Publicidad Restringida

Ejemplo de Partida de Nto. (www.elmundo.es)

El registro es público para quienes tengan interés en conocer los asientos. Este interés se presume en quien solicita la certificación. La publicidad se halla limitada en los casos de filiación no matrimonial, adopción, causas de nulidad matrimonial, divorcio, separación matrimonial, suspensión de patria potestad o cambio de sexo.

En estos casos solo se podrá informar a la persona a la que directamente afecte el contenido de las anotaciones o a otras personas pero con autorización judicial.
Son aquellos casos en que determinados datos, no pueden ser revelados según el artículo 21 viidel Reglamento del Registro Civil son las siguientes:

Artículo 21
No se dará publicidad sin autorización especial:

1. De la filiación adoptiva o desconocida o de circunstancias que descubran tal carácter y del cambio del apellido Expósito u otros análogos o inconvenientes.
2. De la rectificación del sexo.
3. De las causas de privación o suspensión de la patria potestad.
4. De los documentos archivados, en cuanto a los extremos citados en los números anteriores o a circunstancias deshonrosas o que estén incorporados en expediente que tenga carácter reservado.
5. Del legajo de abortos.
6. De los cambios de apellido autorizados conforme a lo previsto en el párrafo tercero del artículo 208 de este Reglamento.

La autorización se concederá por el Juez Encargado y sólo a quienes justifiquen interés legítimo y razón fundada para pedirla. La certificación expresará el nombre del solicitante, los solos efectos para que se libra y la autorización expresa del Encargado. Éste, en el registro directamente a su cargo, expedirá por sí mismo la certificación.

Cordobeses en campos de exterminio nazis

Aunque éste quizás no sea un dato muy conocido por los propios cordobeses, lo cierto es que hubo ciudadanos cordobeses en los campos del terror nazi. En 2005 el Diario Córdoba recogía la cifra de que fueron 176 las personas exterminadas en dichos campos de concentración, concretamente en Mauthausen y Gussen.

Aquí os dejo un desplegable con los cordobeses desaparecidos en tales instalaciones, los datos han sido recogidos de ésta web: http://victimasguerracivilespaniola.blogspot.com.es/, tan sólo han sido introducidos en un menú desplegable



Os dejo una serie de links con noticias referentes a los cordobeses en los citados campos de concentración.

http://www.foroporlamemoria.info/noticias/2005/cordobeses_03092005.htm

http://blogs.canalsur.es/lamemoria/2011/11/23/dos-jovenes-cordobeses-pudieron-acabar-con-la-vida-de-frank-zireis-el-despiadado-jefe-del-campo-de-concentracion-de-mauthausen/

http://www.gesdocieslafuensanta.com/spip/spip.php?article651


sábado, 14 de septiembre de 2013

Sigo investigando

Hola a tod@s aunque no haya escrito nada en el blog desde agosto, sigo investigando. Como bien sabéis el año pasado aparecí en televisión junto a un familiar en el programa televisivo "Tiene Arreglo" para la búsqueda de un familiar desaparecido.

Pues bien, aquella intervención no fue fructífera en ninguno de los aspectos, pero ahora se han puesto en contacto nuevamente conmigo de otro programa de televisión de la misma cadena para continuar con la búsqueda. Y cual ha sido mi sorpresa que estamos muy cerca de nuestro objetivo final. Al menos hemos encontrado a la madrina del desaparecido Antonio Barranco Osuna del cual creo que os hablé en otro post anterior.

No puedo contaros mucho más debido a la confidencialidad a la que me he visto obligado aceptar y no difundir datos sin que antes hayan salido en televisión, pero os puedo decir que me han dicho desde ese programa que "soy un gran investigador" porque en menos de una hora dimos un salgo gigantesco en la investigación, se manejar las fuentes y sobre todo la intuición y eficacia de mi método de trabajo, aquellas palabras me alegraron muchísimo, porque al menos alguien valora mi trabajo de historiador e investigador.

En cuanto pueda os iré contando más, pero desde aquí os digo que si alguien ha conocido a alguien que se llame Antonio Barranco Osuna nacido en 1946 en Córdoba, por pequeña que sea la pista, será bienvenida.

jueves, 8 de agosto de 2013

Homosexualidad

En la década de los sesenta y setenta se crearon dos centros de reclusión para homosexuales, los activos irían a Badajoz y los pasivos a Huelva, aunque si bien la mayoría se declaraban activos o pasivos dependiendo del lugar de residencia y la distancia del centro con ésta. En la obra de Fernando Olmeda, El látigo y la pluma, recoge numerosos testimonios en los que estos centros son los protagonistas. Dicha obra, merece la pena ser leída no solo por la valiosa información que en sus páginas se recoge como son los testimonios de aquellos que pasaron por estos centros, sino por la importancia de la lucha del colectivo homosexual a lo largo de todo el periodo, y por la visibilidad gay.

Es por eso, que en la actualidad sean defendidos los derechos de los homosexuales, que seamos considerados personas, sin cuestionarse nuestra sexualidad. Personas que un Régimen fascista trató de anular mediante terapias con electroschok y otras curas regenerativas para la sociedad de la "nueva España". Aquellos centros de nada sirvieron, el Régimen era consciente de ello, de la inutilidad de los mismos.

Otro aspecto que la obra recoge es la homosexualidad en el mundo de la Iglesia, hecho más que probado, en un testimonio se nos cuenta el "ambiente" que se cultivaba en los conventos masculinos, en los seminarios... de los que la curia eclesiástica era conocedora.

La siguiente parte del post no la voy a escribir yo, sino ellos con sus testimonios:

Extraído de: http://www.afar2rep.org/articulos.htm

LA PERSECUCIÓN DE GAYS DURANTE EL FRANQUISMO

ENTREVISTA: ANTONI RUIZ Presidente de la Asociación de Ex Presos Sociales

"Una monja me delató a la Brigada Criminal"

El Pleno del Congreso acaba de aprobar por unanimidad una declaración en la que se reconoce el sufrimiento de gays, lesbianas y transexuales durante el franquismo. La dictadura utilizó diversas figuras legales para perseguir a los homosexuales (Ley de Vagos y Maleantes, Ley de Peligrosidad Social). Las asociaciones de afectados calculan que más de 5.000 fueron detenidos, y que un número todavía desconocido fue encarcelado. El delito de ser homosexual no acabó con la llegada de la democracia. Todavía en 1978 hubo tres expedientes judiciales. Para los afectados, la declaración del Congreso es sólo el primer paso. Esperan indemnizaciones como víctimas del franquismo, lo que ya ha pedido IU.

E. DE B.  -  Madrid

Se tropezó con Franco cuando el dictador ya estaba muerto. Antoni Ruiz tenía 17 años en 1976, y "una vida normal como pastelero" en Xirivella (Valencia). "Pero entonces ya sentía inclinaciones homosexuales", relata. Cuando estuvo seguro de que era gay -"maricón" en aquella época-, y para normalizar su vida, se lo contó a su madre. "Ella se lo tomó muy mal, y pidió ayuda a mi tía. Ésta a su vez se lo dijo a una vecina que era monja, y la monja me delató a la brigada criminal de la Policía Nacional", recuerda.

"A las seis de la mañana se presentaron cuatro secretas en casa", continúa. "En la jefatura empezó un interrogatorio para que denunciara a otros homosexuales. Un gris empezó a acosarme; como no decía nada me tiró hacia otro preso, y le dijo que me violara. Y eso fue lo que pasó. Durante tres días me sacaban por las noches por las zonas de ligue gay para que delatara a otros homosexuales. Me daban palizas. Pero yo resistí como pude. Eso fue lo que más les fastidió", relata.

Así comenzó su periplo por las cárceles. De la de Valencia fue enviado a Carabanchel, en Madrid; de ahí, a Badajoz, un centro reservado a los homosexuales "pasivos", según la clasificación de la Ley de Rehabilitación y Peligrosidad Social. Cada traslado fue un riesgo. "No podía salir de la celda. Era muy joven y tenía que mantenerla cerrada para que no me violaran los otros presos", explica.

A los tres meses [la pena mínima establecida para rehabilitar a los homosexuales] le dieron la libertad. Pero su vida ya estaba arruinada. Primero, tuvo que cumplir un destierro de un año, un periodo que pasó en casa de un familiar en Denia. Cuando intentó volver a trabajar se encontró todas las puertas cerradas. "La policía había ido con el cuento a mi antiguo trabajo, y además tenía antecedentes. Con mi madre no quería volver, porque creía que era la que me había delatado". Al final, tuvo que recurrir a la prostitución. Hasta que en 1982 entró a trabajar -"por enchufe"- en una emisora de televisión.

Cuando creía que había rehecho su vida, en 1995 volvió a toparse con su pasado. "Me pilló la policía sin carné. Di mis datos, y cuando consultaron con la central, uno le dijo al otro: 'Ten cuidado, que éste es maricón". Fue así como se enteró de que seguía fichado. Y comenzó una lucha por limpiar su pasado. "Al principio pedí la destrucción de mi expediente y la de todos los demás homosexuales. Ahora entiendo que deben conservarse como documentos históricos", dice.

Este año ha fundado la Asociación de Ex Presos Sociales. La declaración del Congreso es sólo el primer paso para resarcirse del daño sufrido.

5.000 vidas fichadas

Al menos 5.000 personas fueron detenidas por actos o actitudes gays, lésbicas o transexuales durante el franquismo, según el recuento de Antoni Ruiz, presidente de la Asociación de Ex Presos Sociales. Pero este número es sólo una aproximación, porque los historiales están dispersos por las distintas cárceles, hubo quienes no llegaron a ser encarcelados, y en otros casos la condena alegaba en vez de homosexualidad delitos como prostitución, matiza el periodista Arturo Arnalte, autor del libro Redada de violetas .

Al principio se los encarcelaba por escándalo público, aunque el delito se hubiera cometido en el dormitorio de la vivienda propia. La figura delictiva de la homosexualidad aparece en 1954, con su inclusión en la Ley de Vagos y Maleantes. "A los homosexuales, rufianes y proxenetas, a los mendigos profesionales y a los que vivan de la mendicidad ajena, exploten menores de edad, enfermos mentales o lisiados, se les aplicarán para que cumplan todas sucesivamente, las medidas siguientes: a) Internado en un establecimiento de trabajo o colonia agrícola. Los homosexuales sometidos a esta medida de seguridad deberán ser internados en instituciones especiales, y en todo caso, con absoluta separación de los demás. b) Prohibición de residir en determinado lugar o territorio y obligación de declarar su domicilio. c) Sumisión a la vigilancia de los delegados", decía la ley.

La Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social de 1970 dio a la persecución un enfoque más humanista: dar tratamiento. Fue entonces cuando se establecieron dos penales, los de Badajoz y Huelva, para rehabilitar a los homosexuales masculinos (las lesbianas, que sufrieron una fuerte represión social, ni siquiera se consideran). Los presos se dividían según sus tendencias: los "pasivos", a Badajoz, y los "activos" a Huelva. "La supuesta rehabilitación empezaba y acababa en esta selección", dice Arnalte.

A partir de esta época es más fácil hacer un seguimiento de la represión. Las penas de prisión iban de tres meses -"que se aplicaba la mayoría de las veces", según Arnalte -a cuatro años. A esta condena se solía añadir una de destierro de hasta dos años. "Es cuando aparece la casilla de 'homosexual peligroso' en las fichas", apunta el escritor. Existe constancia de unas 30 o 40 condenas al año. Además de los centros de Badajoz y Huelva, "en todas las cárceles grandes había una galería de invertidos", señala Arnalte. En Carabanchel, era la última planta. En Ocaña, los homosexuales eran enviados a cocina o lavandería en vez de ir a picar piedra, señala Juan Soto en su autobiografía Un hombre llamado Kathy.

La persecución no fue sistemática. "Tenía un sesgo de justicia de clase. Los que pagaban eran siempre gente muy modesta: camareros, agricultores; los señoritos casi nunca", apunta el periodista. A veces el factor decisivo era el balance de cada comisaría. "Cuando un policía quería hacer méritos detenía a gays pobres", afirma Arnalte.

La Ley de Peligrosidad Social sobrevivió al franquismo. En 1978 todavía se aplicó oficialmente a tres personas. En total, unos 1.000 homosexuales fueron encarcelados por esta ley, que estuvo en vigor nueve años. "Somos los olvidados de la transición", se queja Ruiz.

ENTREVISTA: OCTAVIO GARCÍA - Jubilado

He pasado 50 años con esta cruz a la espalda

"Frío, miseria, hambre, humillación, palos y más palos". Así recuerda Octavio García el año que pasó en el penal de Tefía (Fuerteventura). "Fue en 1954. Hacía 15 años que había acabado la guerra española, y el Gobierno se dijo: 'vamos a limpiar de maricones Las Palmas'. A mí me cogieron porque pedí al hijo de un médico que me pagara. Su madre se asustó y nos denunció a un compadre y a mí a la policía. Era una señora de una familia importante, y nos detuvieron a los dos. A su hijo no le pasó nada". "Mi ficha lo pone claro: me encerraron por homosexual", explica.

Octavio tiene 73 años, pero no olvida el daño que le hicieron. Tenía 19 años cuando aquella detención -la única de su vida-. "Fue una chiquillada. Yo siempre fui un niño bueno", reflexiona ahora. En Tefía se salvó de los trabajos forzados porque era de constitución débil -padece atrofia muscular en ambos brazos-. "En total éramos 90 maricones. Pasaban el día cargando piedras, haciendo muros, sacando agua del pozo. Era como un campo de concentración pero sin cámara de gas". A él le protegió un maestro "porque había trabajado de monaguillo" y se sabía los Evangelios, recuerda.

Cuando salió en 1955 tuvo que cumplir dos años de destierro en Telde, a 10 kilómetros de la capital. "Yo vivía en Las Palmas, y sólo iba a la comisaría a firmar los papeles", señala con picardía.

Después de pasar por el penal sólo pudo dedicarse a "salir adelante". "Había sido sacristán y repartidor de pan, pero tuve que cambiar de trabajo. Volví a casa, pero mi madre tenía un carácter muy fuerte y nunca pude hablar con ella de aquello. Así que me fui a vivir mi vida. Con antecedentes era casi imposible trabajar legalmente. Le llevé las cuentas a un joyero que vendía a plazo a las prostitutas. También estuve en un hostal de señoritas de tapadillo. Hice de todo hasta que conocí a un señor que me tomó de mayordomo. Con él viajé por toda España y Europa", cuenta.

Octavio vive ahora de sus ahorros y una pensión de orfandad (unos 420 euros al mes). "El apartamento donde vivo es mío. Y tengo una ahijada con tres niños a la que ayudo cuando puedo; le doy 150 euros al mes".

Su mayor ilusión actual es una biografía que le está escribiendo Miguel Ángel Sosa. "Han sido 50 años con esta cruz a la espalda. Con esa amargura, aquella tristeza, el año y todo lo que perdí de mi vida. Contarlo todo ahora es una liberación", resume. El título será una declaración: Viaje al centro de la infamia.

ENTREVISTA: SILVIA REYES - Artista de cabaret

Estuve detenida más de 50 veces

"Estuve detenida más de cincuenta veces". Silvia Reyes llegó a Barcelona en 1973, con 20 años. "Hacía cuatro meses que había terminado el servicio militar y ya me había empezado a hormonar con productos que compraba en una farmacia", recuerda.

"Lo primero que hice fue buscar trabajo en hoteles, que era en lo que había trabajado en Las Palmas durante siete años. Pero cuando me veían tan femenina y tan guapa con mi nombre de hombre en el carné no me daban trabajo, ni siquiera de friegaplatos. Entonces no se sabía lo que era un transexual", afirma.

Durante el primer mes la detuvieron tres veces. Para una transexual, estar en la calle no era seguro, pero los bares de ambiente [gay] o los cines, tampoco. "Había muchas redadas. Nosotras lo teníamos peor que los homosexuales, que podían disimular más. A veces nos tenían hasta tres días sin comer, de pie, incomunicadas", explica.

Silvia no encontraba trabajo y las 5.000 pesetas que había llevado desde Canarias se le acababan. Fue la misma dueña de la pensión barata donde se alojaba la que le recomendó que saliera con sus amigas. "Hay travestis muy guapas, y a lo mejor te buscan trabajo en una whiskería", le dijo. Así empezó a hacer la carrera. Y llegaron más detenciones.

A finales de 1974 Silvia cayó en otra redada. "Me metieron en la cárcel Modelo de Barcelona por travesti. Allí lo pasé fatal. Luego fui a Carabanchel en Madrid. Éramos hasta 38 transexuales, y durante los traslados nos ponían en celdas aisladas, para evitar líos. Había presos que saltaban tapias de cinco metros para estar con nosotras", relata. Dos décadas de detenciones hacen que a Silvia le cueste ordenar los recuerdos. "En Badajoz estuve seis meses. Ahí estábamos todas juntas con los hombres y también con los ladrones. En Madrid me detuvieron otras dos veces", apunta.

Tras dar algunas vueltas, Silvia encontró trabajo en una sala de fiestas. "Yo no sabía bailar ni cantar, pero con 15 días de clases debuté. Me hice un vestuario, un nombre y viajé, actué y alterné". El dueño del local era el que respondía por ella y la sacaba de la cárcel cuando la encontraban haciendo la calle. "Lo dejé hace cinco años. Me siento vieja mentalmente, y le dije al jefe que había que dar paso a la juventud. Él se enfadó, porque había clientes que iban sólo a verme a mí", explica coqueta.

Ahora vive de lo que ganó en aquella época, y va a cursillos de informática por la mañana. "Me aburren mucho, pero algo tengo que hacer para no estar encerrada en casa", afirma.



domingo, 28 de julio de 2013

Documento Histórico: entrevista a Miguel de Molina

En 1990 un equipo de Canal Sur, se desplazó hasta Argentina para realizar una entrevista al gran Miguel de Molina, exiliado de España por su condición de homosexual. Parte de su vida aparece retratada en el libro escrito por Fernando Olmeda "El látigo y la pluma" en 2004. Nos cuenta de como su auge y decadencia en plena Guerra Civil y durante los primeros años de Posguerra, de como las autoridades hacían la "vista gorda" mientras estuvieran entretenidos por los espectáculos que éstos artistas ofrecían. Un Régimen contradictorio desde un principio, pues los testimonios que recoge la obra así nos lo muestra, había gays en todas las "estancias" del Régimen. Es un libro sinceramente que merece la pena ser leído.

Aquí la entrevista a Miguel de Molina, un documento único.



Y aquí una actuación del mismo:


Curiosidades sobre la Prensa en la Guerra Civil

Durante la Guerra Civil, en la prensa del momento era frecuente que aparecieran las detenciones realizadas en el día anterior. Aquí os dejo una de esas breves notas publicada por el Diario de Córdoba.

Cabecera del Diario de Córdoba, 4 de agosto de 1936.



La noticia en cuestión:



Detenciones 3 de agosto de 1936

viernes, 19 de julio de 2013

Todo sobre José Marín García

Desde hace bastante tiempo, llevo investigando al tío de mi abuelo, José Manuel Marín García de profesión camarero, nacido en Córdoba en 1888, y casado en 1953 a los 65 años de edad como ya os conté aquí. Pues bien, me quedaba algo pendiente y era saber de él durante la década de los años 40 y por fin lo he conseguido, ha sido una tarea difícil principalmente por la carencia de documentación, ya que una persona no siempre genera documentación oficial suficiente como para dejar rastro que nos permita su rastreo y posterior recomposición.

Hechos vitales

  • Nace: 11 - 02 - 1888 en Córdoba. Hijo de Nicolás Marín Garrido y de Benita García Fenoy (mis tatarabuelos).

  • S. Militar: 1909, Parroquia de la Magdalena.
    • Altura: 1,65 metros.
    • Perímetro torácico: 78 cm.

      Declaración de soldado útil de José Marín García, 1909.
  • Matrimonio: 8 - 10 - 1953, con Ángela Ortigosa Artacho de 51 años, natural de Benamejí, Córdoba. Él de 65 años de edad, natural de Córdoba.

  • Muerte: 22 - 12 - 1961, en el Hospital de Agudos de Córdoba, a causa de "neumonía traumática consecutiva a la fractura del fémur".

    La inscripción en el Registro Civil no se produjo de forma ordinaria como en la mayoría de los casos, sino por una Carta Orden dada del Juzgado de 1º Instancia e Instrucción nº 1 de Córdoba a fecha 28 de diciembre de ídem. Eso quiere decir que su muerte, no pudo ser certificada por los médicos, bien porque entró cadáver en el Hospital de Agudos o por que tenía heridas que no se sabía que las había producido.
Hipótesis

José Marín García, siempre vivió con sus padres hasta que éstos fallecieron, su madre en 1936 y su padre en 1940. A partir de entonces, vivirá con una señora llamada Ángela Ortigosa Artacho con la que no tendrá descendencia, primero en la calle San Francisco, y posteriormente en la calle Cardenal González nº 63. Lo interesante viene ahora, esta zona es de prostitución en la Córdoba de posguerra y bien entrado el siglo XX.

Calle San Francisco, número 43.


Calle Cardenal González número 63.

José, a diferencia de su hermano, permaneció toda su vida soltero, hasta contraer matrimonio en 1953, años después de haber sido detenido por la Guardia Civil en dos ocasiones y juzgado por el Gobernador Civil,  agosto y septiembre de 1944, 15 días de arresto en prisión cada vez, la primera vez (no se especifica el motivo) la segunda por "cometer actos inmorales en vía pública". Es decir le aplicaron la Ley de Vagos y Maleantes. Podéis leer más sobre ella aquí.

Estos hechos, me llevan a pensar en varias hipótesis:

- bien que fuera homosexual y estuviera con esa señora por temor, como hacían otros tantos homosexuales.

- bien que la señora fuera prostituta porque la calle donde vive es la zona por excelencia en prostitución en Córdoba aquellos años, y él estuviera con ella, pero resulta difícil de creer.


- La última y más arriesgada, que fuera proxeneta, y ésta señora ejerciera a su cargo.

Actualización:


Concluida la lectura de El Látigo y la Pluma de Fernando Olmeda, y tras haber comparado los hechos vitales de José Marín García con los expuestos en la referida obra, concluyo la investigación sobre el sujeto confirmando desde mi punto de vista como Historiador y basándome en los hechos que acontecieron en la vida de citado José Marín: que era homosexual y las dos veces que ingresó en prisión estando arrestado quince días cada vez por actos inmorales, cumpliendo dicha condena en la Prisión Provincial de Córdoba, se deben a la aplicación de la ley de vagos en 1944, son similares las penas aplicadas a homosexuales en la época por mostrar "cualquier síntoma" de homosexualidad en público.

domingo, 7 de julio de 2013

El nacimiento de la Compañía de Jesús

La Compañía de Jesús nació entre 1538 y 1541, en un momento histórico en el que se estaba produciendo una profunda renovación de la espiritualidad. Entre las órdenes religiosas se estaba asentando el movimiento de la observancia. El protestantismo avanzaba por Europa. El erasmismo, considerado heterodoxo, era perseguido. Y las autoridades católicas consideraban cada vez más necesaria la convocatoria de un Concilio general.
   
           
La Compañía apareció gracias a la iniciativa de Ignacio López de Loyola. Un personaje extraño, controvertido, difícil de clasificar, que podemos situar ideológicamente entre las inquietudes renacentistas y los rasgos propios de épocas anteriores.
           
            El Papa Paulo III mediante la bula “Regimini militantes ecclesias” concedió a la Compañía su estatus de oficialidad. Sus constituciones la dotaron de un grado de modernidad que la diferenciaba claramente del resto de las órdenes de la época. Desde un primer momento destacó por su carácter plenamente renacentista. La Compañía se caracterizó especialmente por su obediencia absoluta al papa. Asimismo, adaptó el sentido monástico a la necesidad de movilidad del apostolado en un mundo en constante cambio. Y comenzó a definirse por una serie de factores, entre los que podemos resaltar el respeto individualizado; la sustitución del oficio cultual por la oración mental; la exigencia entre los miembros de un cierto nivel cultural (punto cuya importancia creció cuando San Ignacio acogió el ministerio de la enseñanza como una de la labores principales de la Compañía). En un principio, la Compañía no poseía un ministerio específico, lo que daba a sus miembros mayor libertad, siempre teniendo en cuenta el arraigo que en ellos tenía el principio de obediencia. Por ello, los jesuitas podían dedicarse a cualquier tipo de apostolado, siempre que fuera a mayor gloria de Dios. También les distinguió el carácter misionero al servicio del papa, al que se ligaban -los que lo desearan mediante un especial 4º voto-. No todos los miembros cumplían esos cuatro votos, aquellos que sólo obedecían los tres primeros era conocidos como “coadjutores espirituales”, y se ocupaban de cargos de menor importancia. Había también coadjutores legos, dedicados a tareas menos cualificadas, «viles», manuales.
           

Desde el punto de vista económico, la orden estaba obligada a una pobreza estricta. Sólo las casas de estudio y las de formación de jóvenes podían tener rentas propias. Los profesos renunciaban a cualquier riqueza, y también a cualquier prelacía o cargo eclesiástico.

domingo, 23 de junio de 2013

La endogamia en la Casa de Habsburgo

 
Carlos II de España
Desde tiempos atrás Isabel la Católica era consciente de los problemas de salud que acarreaban los matrimonios entre parientes, tal y como se demuestra con Juana de Castilla o como la historiografía la denominó Juana la Loca, la cual según diversos estudios de la época  presentaba un cuadro de “melancolía”. Carlos Fisas en “Historias de las Reinas de España, la Casa de Austria” dice que tanto Isabel de Castilla como su entorno estaban al tanto del estado psicológico de Juana. Sobre esto, se puede divagar bastante, la mayor parte de la historia está mitificada. Lo que si es cierto que los Habsburgo abusaron sobremanera de los matrimonios endogámicos.

Fernando de Aragón desposó a Isabel de Castilla, eran primos, la hija de estos,  Juana de Castilla casó con Felipe el Hermoso. Es aquí cuando la dinastía Trastámara dará paso a los Austria, pues era nieto de Maximiliano I de Austria (Habsburgo).  El Hijo de estos Carlos I de España y V de Alemania casó con Isabel de Avis hija de Manuel I de Portugal y María de Aragón y Castilla hermana de Juana, por tanto primos. Felipe II hijo de Carlos I, casó en primeras nupcias con María Manuela de Portugal hija de Juan III de Portugal hermano de Isabel de Avis; de ésta unión nacería el Príncipe Carlos, según cuentan estaba “loco”. La descendencia de Felipe II llega de manos de Ana de Austria, sobrina carnal, hija de su hermana María y Maximiliano; de esta unión desciende el futuro rey Felipe III.  Anteriormente Felipe II había estado casado con tu tía María Tudor, pasando a ser efímeramente Felipe I de Inglaterra.
La culminación de esta colosal obra se manifiesta en la figura de Carlos II, moriría sin descendencia alguna, por problemas congénitos.

Carlos II era hijo de Felipe IV y Mariana de Austria ésta, hija de María Ana y Fernando II, María y Felipe IV eran hermanos, hijos de Felipe III y Margarita de Austria, hermana de Fernando II casado con María Ana de Baviera, padres de Fernando III.

Como vemos todo está interrelacionado. Todos los monarcas sufrieron diversas dolencias, de muy variada índole.

El problema de la endogamia se acrecentó con el matrimonio de Felipe IV y Mariana de Austria, él era su tío carnal.

Con Carlos II se cierra el círculo creado por Fernando e Isabel, tanto por línea materna como por la paterna están todos emparentados.